FANDOM


Le llamaban de distintas maneras...sin importar como se sentía, eso fue lo que le hizo amarga y seria...su nombre es Halley una chica de 14 años con los típicos "problemas" de una adolescente o al menos eso pensaban los adultos que la rodeaban.  

Halley junto a su familia se mudó a un país que era muy desconocido para ella...simplemente no quería estar ahí pero a sus padres no les importaba, días después de haberse mudado a los Estados Unidos empezaban las clases así que su madre le inscribió en la secundaria del condado donde vivían.

El día donde Halley tenía que presentarse ante unos desconocidos y fingir que estaba bien llegó...su madre le acompañó a la secundaria y le deseó lo mejor en ese día, al entrar a su salón la profesora le pidió que se presentara ante sus compañeros al escuchar eso Halley se puso algo nerviosa y asintió con la cabeza mientras se levantaba de su asiento, miró a todos sus compañeros se dispuso a hablar.  - H-hola...soy Halley...vengo de Alemania y espero llevarme bien con todos ustedes...

- Lo dijo con la mirada baja, sus cabellos pelirrojos cubrían su rostro y sus ojos verdes miraban el suelo, de pronto un chico de cabellos oscuros y ojos azules dijo un comentario nada agradable.


- Así que eres de Alemania...dime ¿eres Nazi..?-,

Halley al escuchar eso alzó la mirada y le miró seria pensaba responderle pero no quería obtener problemas en su primer día de clases.  

En la hora de receso mientras Halley se encontraba sentada en un rincón mirando a todos los demás jóvenes divertirse con sus "amigos", después de un rato el mismo chico que le hizó ese comentario de mal gusto se le acerco junto 4 chicos más.  

- Miren quien esta aquí...la alemana...

- Después de decir esto se le acerco a Halley y le tomo del cabello.

-Creo que seras nuestro nuevo...juguete...-

Al escuchar eso Halley intentó zafarse del agarre del chico pero era inútil, el era más fuerte que ella o eso pensaba...  

Al terminar las clases la madre de Halley  de nombre Else fue por su hija para así llevarla a casa, al llegar a la secundaria la mujer se dispuso a buscar a su hija entre la multitud de jóvenes que habían, al ver a su hija la tomo del brazo.


-Halley...pequeña engendro...-,

Al escuchar eso Halley soltó un suspiro y se giro para mirar a su madre.


- ¿Ob?(¿Si? ) - Lo dijo algo arrogante mientras jugaba con sus dedos, al escuchar eso su madre ladeó la cabeza seria y caminó en dirección a su "hogar" tomando a Halley del brazo.  

Al llegar a su casa les recibieron sus tres hermanos mayores de nombre...Anton,Fritz y Gustav aventándole una almohada pero Halley no estaba de humor para soportar a sus hermanos pues había tenido un muy mal día en la secundaria.  

- ¡Dumm!(Estúpidos)

Al terminar de decir eso Halley se dirigió a su habitación completamente molesta,entró en ella, se quito la chaqueta y comenzó a aventar diferentes objetos al suelo,

- ¡Ich werde toten! (Los voy a matar) -, al terminar de pronunciar esas palabras Halley comenzó a llorar...le dolía no poder hacer nada, apenas conocía a ese chico y ya le odiaba.

Rato después su madre se dirigió a la habitación de su hija y toco la puerta.

- Halley...baja a comer...- Después de decir esto la madre de Halley bajo las escaleras y se dirigió hacía la cocina, al escuchar esto Halley salió de su habitación y bajo hacía el comedor y se sentó en su lugar, sus hermanos también fueron hacia el mismo lugar, al servir la comida la familia se disponía a ingerir su alimento.

- Oye Halley...¿por qué nos dijiste estúpidos...? - Dijo su hermano Gustav mientras probaba la comida.

- Porque...los odio a todos...- Lo dijo mirando la comida al parecer no tenia apetito.


- ¡Gustav , Halley! saben que no pueden hablar y mucho menos discutir cuando comen...

Dijo su madre en un tono de voz alto.


- Saben algo ya no tengo apetito...

- Dijo Halley levantándose de la mesa mientras se dirigía a la puerta principal.


- ¡Dumm! - Gritó su hermano Gustav, Halley no le tomó mucha importancia y salio de la casa, como el bosque cubre casi toda la zona del condado, Halley se adentró en el para así dar un paseo tranquilo, cada vez que se adentraba sentía como si alguien le siguiera, al momento de sentir eso Halley se dio la vuelta rápidamente pero no se encontraba nadie, así que decidió dirigirse a casa otra vez esa extraña sensación le invadió el cuerpo haciéndole sentir mal al grado de hacer que sienta nauseas y comenzara a delirar en un trato desesperado de llegar a casa un ser alto con un traje negro apareció delante de ella, Halley asustada miro ese extraño ser pero lo que más le asusto fue que el no tenía rostro, después todo se volvió negro.  

Al despertar ya había obscurecido, cuando Halley intentó levantarse vio como un líquido escurría de una de sus mejillas al dar una suave caricia en esta pudo notar que el líquido era sangre, al darse cuenta de esto Halley se levanto y se dirigió a su casa, pero por una extraña razón ella estaba demasiado cerca de ella, si en donde ella se había desmayado estaba demasiado alejado de ahí pero eso ya no importa...


Al entrar a su casa su madre le miró preocupada.  

- Hija...¿te paso algo?- Lo dijo al ver la mano de su hija en una de sus mejillas.


- Ob...- Le respondió Halley la cual se dirigió rápidamente al baño de su casa, encendió las luces y en el reflejo de su espejo pudo ver una extraña marca de un circulo con una "x", ella se preguntó quien la había hecho pero no le tomó mucha importancia lo que importaba era que esa criatura le estaba siguiendo.

Eso la dejo pensando toda la noche, tanto que no le dejo dormir.

Al día siguiente Halley se preparó para ir a la secundaria cuando estaba a punto de irse sintió un escalofrío e hizo que las nauseas volvieran, al girar su cabeza pudo ver a lo lejos la misma criatura pero junto a el había un niño pequeño al ver eso un dolor de cabeza le invadió haciéndole caer al suelo y llorar de dolor, al escuchar a su hermana Anton se acercó rápidamente a ella y le llamó a su madre la cual le llevo al hospital...  

Días después de lo sucedido Halley seguía en observación pero no quiso cooperar con los doctores así que decidieron dejarla ir.  

Dos años después de lo sucedido le seguían dando esos dolores intensos de cabeza pero Halley no le anunciaba a su madre...en la secundaria la trataban mal sus compañeros ella estaba harta de que la trataran como basura pero no había de otra tenía que soportarlos.  

Una noche mientras Halley dormía escuchó una voz fría en su cabeza haciendo que los dolores volvieran...esa voz le decía "ven a mi...", Halley comenzaba a pensar que tenía una enfermedad mental lo que le hacía sentirse mejor pues eso significaba que nada eso era real...y le tranquilizaba, un día mientras se encontraba sentada debajo de la sombra de un árbol decidió trepar este y así lo hizo, al llegar casi a la punta de este miro hacia abajo podía sentirse poderosa...pero un movimiento brusco hizo que se resbalara, al caer del árbol una gran cicatriz se hizo recorriendo parte de su rostro, el ardor de la herida le gustaba por una extraña razón.  

Horas después Halley se dirigió a su casa y se miro en uno de los espejos...su sonrisa se borro, la luz de sus ojos se opocaron su belleza se corrompía por cicatrices sus cabellos rojos se le perdían su brillo y su esperanza se convirtió en odio, al verse tan mal Halley golpeó el espejo y corrió a su habitación sus lagrimas recorrían su rostro pues su sonrisa fue borrada por el abuso físico y psicológico de sus compañeros, su madre no le escuchaba, su padre se encontraba en Alemania no tenia una buena relación con sus hermanos eso le hizo preguntarse de porque, no debería morir...mientras Halley reposaba en su cama pudo notar una máscara blanca, no tenía facción ni un gesto, no tenía los bordes pintados así que Halley la tomó y le contempló, al recordar su infelicidad tomo un poco de pintura negra y le pintó una gran sonrisa a la máscara unos ojos en gesto de burla y en la mejilla el signo que ella tenía en su mejilla al ver la máscara sonrió a medio labio y miro sus muñecas con el signo del "Slenderman" que ella misma se hacia cada vez que se sentía mal la navaja era su amiga pero por una extraña razón le sangraban mucho así que decide ocultarlas con vendas.

Una noche mientras vagaba por el bosque escuchó la misma voz de siempre hablarle en cada rincón del bosque la brisa fría le acariciaba el rostro una tristeza le invadió pero la voz le replico " Ven a mi...",

Halley al escuchar eso se arrodillo, unió sus manos en forma de suplica, su corazón latía cada vez mas rápido y el frió cubría el área.

- Por favor... sáqueme de este dolor...maestro...- Lo dijo con lagrimas en los ojos y la mirada baja, minutos después el mismo ser delgado y sin rostro apareció delante de ella, al sentirlo cerca Halley sintió un frió insoportable y susurro...  

- El frió se desvanece...- Lo dijo mientras se levanta, se dirigió a su casa, al llegar, sus dedos rozaban con las frías paredes al entrar en su habitación pudo observar su máscara...su preciosa máscara...se acercó a ella y se la puso...el vació se desvanecía a cada centímetro que recorría cada rincón, al bajar de la habitación se dirigió a la cocina y tomó dos cuchillos al mirar su reflejo en ellos pudo observar al engendro que era antes, al salir de la casa caminó adentrándose al bosque hasta perder a la civilización.  Su familia le busca por "mar y tierra" las autoridades de el otro país rindieron cartas en el asunto...pero Halley no es la primera que desaparece sin dejar rastro...o para ir con su "maestro"...




Creepypasta hecho por Alany

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.