FANDOM


Acaso no se te ocurre nada para escribir. Pues aqui te dejo unos consejitos para hacer una historia creepypasta.

Lee creepypastas

Para darte ideas tienes que leer creepypastas como jeff the killer, Slenderman, etc.

Comparte tus miedos

Lo que sea que te asuste puede ser la base para tu historia. La novela “Carrie” es sobre una chica con poderes mentales, pero también explora la adolescencia y el intentar encajar en un ambiente (un tema con el cual muchas personas pueden relacionarse). Basa tu historia en algo con lo que la gente pueda identificarse. Tus experiencias, si les otorgas un cierto dramatismo y atención a los detalles, pueden saltar de la página hacia la imaginación del lector. Encuentra algo escalofriante en lo cotidiano. Si sientes aversión a los payasos, a las ruedas de la fortuna o a las salas de espera de los hospitales, puede que tu audiencia sienta también ese miedo. Toma un giro inusual. Toma el camino menos transitado. Escribe lo que sabes.


Utiliza personajes fuertes

En los relatos de terror, es fácil caer en una trampa mandando a tu personaje principal a ayudar a alguien herido o incapacitado. Estas trampas en la historia son poco convincentes y puede que al lector no le importe lo suficiente como para compenetrarse con la historia. Peor aún, puede que abandonen la lectura por completo. Crea un protagonista irresistible. Ten en cuenta qué lo lastima más que cualquier otra cosa y aumenta la apuesta en la narración. Los lectores deben poder relacionarse con los personajes, no deben ser sólo piezas de un tablero de ajedrez que son movidas para continuar con la trama. Mantén los engranajes de tu máquina narrativa bien aceitados para avanzar de una escena a otra. Haz que los lectores sientan lo que siente tu protagonista.


Construye el suspenso de manera convincente

Ahora que la audiencia está compenetrada con tu protagonista, debes comenzar a construir el terror alrededor de él. Las historias de ficción de H.P. Lovecraft debido a lo que no muestra: La construcción, el terror oculto. Reten información, o a los monstruos, tanto como sea posible para un mejor efecto. Pero no engañes a los lectores al final. Dale a tu relato una conclusión lógica y satisfactoria. Las imágenes muy gráficas puede que ayuden a la historia, pero tu objetivo debe ser afectar emocionalmente a los lectores.

Toma lo cotidiano y hazlo aterrador

Muchas historias memorables de terror se quedan con uno porque tratan, en algún punto, de la influencia de lo sobrenatural en el mundo de lo cotidiano. Provocan una reacción en el lector porque éste siente que realmente podría ocurrir. Encuentra un punto medio; uno en el que se evite todo lo increíblemente extravagante y ajeno a nuestro mundo. El horror no tiene por qué ser un monstruo enorme y puertas que hacen ruido al abrirse. El miedo puede ser callado, inquieto y extrañamente modesto. Lo pequeño es a veces mejor.